¿QUÉ SE LLEVARON TUS EX? RESPONDE: Señorita Bimbo

Esa figura de acción de Toxic Avenger que te habían traído de la Comic-Con de San Diego, las chancletas con las que tu abuelo ganó el campeonato de bochas del barrio, ese primer vinilo de Almendra que heredaste de un tío que estiró la pata, aquella revista de fitness con Schwarzenegger en tapa de la que no reconocías procedencia pero que aun así amabas con locura. ¿Qué cosas se llevaron tus ex y ya nunca volverás a conseguir? Responde: Señorita Bimbo, actriz.
Por Hernán Panessi (@hernanpanessi)
copyright 2013

Señorita Bimbo siempre parece estar apurada. Allá va ella y, detrás, su enorme culo. Se ríe y es mejor: “Si llueve, llevo un paraguas para mí y otro para mi culo”. Le imprime a las situaciones una emoción y una velocidad como pocos seres humanos en el mundo lo hacen. Bimbo es de esas personas que pasan por tu vida para dejarte algo: una reflexión, una recomendación, un beso, un chiste, una sonrisa, una frase que cobija. Ducha en el arte del amor (quedará para los anales de la historia su extinto blog conversacionesconhombres.blogspot.com) y con una desbordante energía vital (permítanse conocerla —ella se deja— y entenderán que es única e irrepetible), Virginia Godoy (así dice su DNI, así no le dice nadie) se sale de los espacios perimetrales del confort para entronizarse en una estrella —la suya— que no para de democratizar. Ni una mueca de dudas: Señorita Bimbo es más linda que Dios. Sufrió desamores, curtió varones, regaló pasiones. Y hoy, desde hace unos meses, porque de todo se aprende, está felizmente de novia. Y allá va Bimbo, apurada, con su culo enorme, como una estrella veloz pero nunca fugaz, en busca del calor de un caloventor, de la comodidad de una mesita y de una historieta que anhela, sueña y recuerda, pero que jamás volverá a tener.

#1: Una mesita de metal y vidrio con rueditas | “Era ideal para usarla de mini-bar ambulante. Encima, ni siquiera era mía. Era importante para mí porque actué en teatro con ella sobre el escenario y fue un gran momento. Siempre que me cruce con la dueña de la mesa, me sentiré culposa. Digamos que es un secreto de a tres. Yo no puedo pedírsela, ella no se anima a pedírmela. Se la llevó mi segundo novio”.

#2: Un caloventor | “El último bromance —mitad broma, mitad romance— se llevó un caloventor en pleno invierno, comprado —también en pleno invierno— con el precio alto de estar en temporada invernal acorde con la desesperación que desata la ola polar. Una lástima porque hoy me vendría muy bien: cuesta dos veces más.”

#3: El cómic Death: The High Cost of Living, de Neil Gaiman | “El último pseudo novio temporada 2013 se llevó Death: The High Cost of Living, de Neil Gaiman. Y no lo editan más. Ni tampoco lo traen más. Lo lloro cada noche. No a él, sino al cómic. ¿Por qué? Porque es una de las historietas claves. Si leíste Sandman, amás a Death. Ella sólo posee dos cómics unitarios, donde cada cien años tiene un día mortal y cada cómic cuenta uno de esos días. Nunca la muerte fue tan linda como pensada por Gaiman.”

Actualmente, Señorita Bimbo hace radio de lunes a viernes de 15 a 18 en Spam!, junto con Alejandro Lingenti. Y los domingos de 23.30 a 1.30 en Villa Cariño. Ambos, por FM Nacional Rock 93.7. Además, actúa en la obra de stand up Rococó en el Velma Café, compartiendo cartel con Maju Lozano, María Carámbula, Natalia Carulias y Diego Reinhold. Por su parte, tiene un personaje en Infierno Grande, película dirigida por Valentín Javier Diment, cuyo estreno está previsto para el 2015. Así las cosas, vive junto con su novio Leo, su gato Chiquiro Perón y una nueva gatita —que adoptaron hace poco— llamada Estela.

0uvaw9g-_400x400

pan-caliente_claima20110325_0003_5