Proyección Mundial de Un Buen Día

Lo que pudo ser un día de mierda, terminó siendo UN BUEN DÍA para 150 almas
Por BF

Sábado 30 de Julio de 2016
Almagro, Buenos Aires
Entrada Gratis

La noche comenzó temprano en el Bar de Kowalski, sede de lo que sería la cuarta proyección pública de Un buen día. Si bien la cita era a las 22.30, la premisa de capacidad limitada hizo que el lugar se colmara de gente antes de lo esperado. Y esa capacidad de 50 personas se vio tan rápidamente superada que el lugar de proyección debió pasar, de una pequeña sala, al patio abierto del lugar para poder albergar a los 150 cinéfilos que se agrupaban en masa al grito de “queremos proyectar”.

Magrio González, maestro de ceremonias y curador de la noche, dio la bienvenida y trajo dos cintas incunables de su colección privada para compartir con el público. Primero fue la “Entrevista al profe” del canal 22 de Lanús y luego siguió un cortometraje de Punta del Este que está a la altura artística e intelectual de la película de Enrique Torres. Ambas piezas dejaron el clima a punto caramelo para el plato fuerte de la noche.

¿Qué decir de esta gema del cine nacional sin spoilear? Desde nuestro punto de vista, sólo se puede decir una palabra: pasión. Eso provoca verla en multitud: una multitud que grita más que los goles de Messi cada vez que se dice la frase “Un buen día”; una multitud que se descontrola en los puntos de giro inexplicables; una multitud que a pesar de que se largó a llover dos veces no se fue a ningún lado y esperó a que el cielo se deje de joder para seguir viendo cada escena, cada línea de diálogo, cada segundo de una película que ESTÁ COMPLETA EN YOUTUBE. Eso es pasión, no la boludez que dice Francella en El secreto de sus ojos.

Ese sentimiento imposible de poner en palabras que sucede en cada proyección de Un buen día es intransferible, como un orgasmo del alma, sólo se lo puede entender estando vivo y viéndola todos juntos, compartiendo con amigos y con absolutos desconocidos una parte de tu tiempo, porque el tiempo es todo el tiempo.

Y lo que empezó como un día de mierda, con chaparrones, corridas bajo techitos y paraguas, terminó siendo Un buen día para cada espíritu que dijo presente.

Todo adorador de esta cinta audiovisual puede afiliarse a “Grupo de Apreciación de Un Buen Día” para debatir, exponer sus teorías, compartir información y enterarse de futuras proyecciones.

[/su_custom_gallery]