Proyección al Aire Libre de Un Buen Día

Otra vez la cita fue en el Kowalski, Almagro, Buenos Aires.
Exactamente dos meses después de la anterior: el 30 de septiembre de 2016.
Por BF

La gente fue llegando de a poco, con los organizadores pensábamos que lo de la vez pasada había sido una excepción. Pero no, como quien no quiere la cosa, la gente se fue arrimando a lo que sería otro hito en la historia de los amantes de esta cinta.

A minutos de dar puerta al patio veraniego que nos iba a acoger, la gente había colmado totalmente el bar y tomado la calle: la cola llegaba hasta mitad de cuadra.
¡HASTA MITAD DE CUADRA!

A ninguno de los organizadores por separado, con sus proyecciones personales, le ha pasado que una masa iracunda se agolpe al grito de “Puto, dejanos entrar”.
Sólo Un buen día, nos dio esa bendición.

Por cuestiones de capacidad, y con un dolor en el alma, nos vimos obligados a tener que dejar gente afuera. Los 200 humanos, se vieron reducidos a 160.
Para los afortunados, la noche era suya.

La primera sorpresa: el rey de reyes de Miguelius consiguió el film con el audio original, con la voz de Lucila Solá, porque lo que conocemos de Youtube es la voz de OTRA ACTRIZ.
Delirio inconmensurable generalizado.

La proyección transcurrió sobre rieles. Gritos en cada punto de giro, alaridos a cada exquisita línea de diálogo, aplausos, vítores, e incluso aquellos que tenían un bebé en brazos los revolearon por el aire.

El metraje llegó a su fin, pero aún quedaba el mejor regalo, la yema del mejor huevo frito de ruta, ese bien cargado y jugoso para hundir el pan hasta mojarte las punta de los dedos.
Pol, gestionó, operó y llevó adelante, una comunicación exclusiva por Skype con Enrique Torres. Sí, QUIQUE, el guionista y mentor de esta obra.
El registro de eso en estos links:

 

Pau e Iris, se encargaron del vestuario (se interpretaron personajes de la película).

Mary, manufacturó las remeras.

Magrio, mentor y frontman de estos rituales paganos condujo el debate, el sorteo de remeras de la película y la exposición de las diferentes teorías.

Tomás y Sebastián gestionaron la locación y demás tareas de producción, como conseguir comida y bebida para los que sí trabajaban de verdad.

No sabemos adónde nos va a llevar esto, pero sabemos que seguro se lo vamos a contar a nuestros hijos, en el caso de que tengamos hijos.

Lo que empezó como una joda entre amigos se convirtió en un multiorgasmo del alma para más de los 160 almas.

[/su_custom_gallery]