Pornógrafo Freelance | Capítulo 3

Las oscuras fantasías de un motoquero

Por Sebastián Culp

Las chicas eran amigas del productor, que era medio dealer en boliches. Las conocía de páginas de escorts, y esas cosas. Todo re legal y limpio. Las chicas eran escort, los tipos —en su mayoría— taxi boy, muchos no entendían nada. Metían el pito adonde les decían que tenían que meterlo. Cogían como quien le da a un cacho de bife de lomo. Quizás se debía a que fueran gays, casi seguro que lo eran, o al menos bisexuales, pero lo hacían sin alma, sin ganas. Como quien come sin hambre.

No pasaba nada en esas escenas. La idea del erotismo o de lo sexual estaba en otro lado, muy lejos, a kilómetros.

Una de las pocas cosas buenas que hizo el productor fue llevar a sus amigos en lugar de algún taxi boy. Tipos comunes, no los supuestamente trabajadores del acto sexual: los entrenados, los musculosos y viriles, sino cocineros, kiosqueros, oficinistas, remiseros.

Un día llamó a un amigo que era motoquero de mensajería. Llegó de laburar, se dio una ducha y se fue a filmar una escena. Estaba loco el chabón. No lo podía creer. Yo estaba en una escalera con la cámara apuntando hacia abajo. El chabón, re sacado. La mina más fría que los huevos de Disney. No pasaba nada, pero el chabón volaba. Era su fantasía más grande. Su aventura más loca toda junta ahí, en la punta de la chota. Empezaron a garchar, el flaco le daba besos en la boca, en la cara. Ya era su novia. La mina, que no se quejaba, tampoco demostraba placer. No demostraba nada. Les juro que ni se me atontó la pija, era más sensual ver el Gourmet a las 4 de la tarde.

Yo estaba con la cámara en el descanso de la escalera, entre dos pisos, me quedaba para chequear que esté todo bien, que una pata del trípode no se deslizara y cayera de trompa mi herramienta de trabajo. Miraba a través de la cámara, pero también miraba la escena sin el visor de por medio.

De pronto el motoquero le dice algo al oído a la mina. Algo que obvio no llegué a escuchar. No estaba tan cerca. La mina no reaccionó, el tipo reincidió. La mina, que se movía por el bombeo del garche, saltó y dijo: “Noooooo, no voy a hacer eso”. El chabón, que estaría llegando a destino, se empezó a poner loco, le daba duro, fuerte, la mina apenas gemía, apenas daba grititos muy fofos. Bombeaban fuerte, le daba contra la pared, ella de espaldas, el flaco volvió a decirle algo al oído, le susurró. Ok, es un perverso (o bueno, todos quizá lo seamos, pero la onda es encontrar o frecuentar a la persona que sepa recibirlo). Acá la mina lo miraba con asco. Tenía la pija del flaco adentro, y le daba asco. Pero seguía. Tenía que seguir. Era su trabajo. Seguía recibiendo todo su sexo. Les juro que yo por momentos me iba al piso de arriba, los dejaba garchar solos.

Quería presenciar algunas escenas, no les voy a mentir, me daba curiosidad o morbo, pero ya no. Esto era un “tanto no quería saber”. Deambulaba por el piso de arriba, a la espera de que el flaco terminara. Digo el flaco, porque la mina estaba a leguas de algo parecido al placer. Cada tanto me acercaba a la cámara y chequeaba.

El tipo insistía con hablarle al oído y la mina seguía negando. “¿Qué carajo le pedirá?”, pensaba. Pero a él no le importaba nada, estaba cabalgando por las colinas de su más grande fantasía sexual, y estaba llegando a la cumbre. Bueno, llegó, listo, a otra cosa. La mina se fue a cambiar y el productor estaba contento, la escena había funcionado bien. Su amigo estuvo perfecto. Me preguntó a mí si salió todo bien. Le dije que sí. El amigo, devenido en estrella porno, estaba todo transpirado, todavía no lo podía creer. Esa mañana se levantó como todos los días, fumó un porrito y se fue a manejar la moto, y mirá cómo está ahora, con los pantalones bajos y un forro colgándole de la pija. Se reía, estaba radiante. Agotado de todo el día, pero feliz. El productor lo miró y le dijo: “¡Qué polvazo te echaste, hijo de puta, eh!”.