La personalidad según la tipografía

El word es hoy día una herramienta fundamental para el escritor, aspirante, periodista, investigador, bloguero, “poeta”, y/o cualquier persona que TENGA la necesidad de escribir algo en una letra más o menos decente.
Los programas modernos -sin necesidad de ser un excelso diseñador gráfico poseedor de más de 74 mil tipografías distintas- permiten una gran cantidad de dignas, muy dignas fuentes. La elección (o la no-elección) de una tipografía determinada para desplegar su trabajo, su obra, o menester va a hablar de uno, a charlar, a dialogar sobre quiénes, cómo, por qué y dónde somos.

Time New Roman = Periodista de oficio, hace tiempo que perdió la motivación / Cualquiera que escriba cualquier cosa: Lista de vacaciones, listas de quehaceres, listas de listas. Carta para el seguro del auto, carta de intención, CVs.

Arial = Escritor de best sellers / Investigador conservador / Podólogo

Comic Sans MS = Infantil, caprichoso, toma coca-cola y come Rhodesia / Sexagenario que empezó con esto de la computadora hace poco / Músico: arma la lista de temas para los ensayos. Sueña con “llegar”

Courier = Periodista Ad Honorem / Guionista independiente

Monotype Corsiva = Aspirante a poeta. Romántico, sigue regalando flores, y dedica canciones que claramente no compuso / Tarotísta y adorador de las fuerzas místicas

Garamond = Inseguro, escribió poesía, hoy cuentos cortos. Tiene un blog

Verdana = Escritor visceral. En las cenas, es el centro de atención. Le gustan los asados y el vino con hielo. Está escribiendo una autobiografía / Productor de televisión: escribe las rutinas (abusa del subrayado)

Nota 1: Cualquiera que elige la letra, y no escribe así como venga, además de la personalidad que acabamos de mencionar, es también (y muy a su pesar) metódico, obsesivo y una pisca hincha pelotas.

Nota 2: Escribimos el copete y estas “notas” alternando las letras para que no debelen nuestra personalidad.

Nota 3: Esta nota es simplemente para desorientar un poco más.