Proyectos quijotescos – NAVE

Videojuego NAVE

Hernán Sáez
videogamo.com
farsaproducciones.com.ar

1-¿Cuán perturbado o nostálgico tenés que ser para idear y programar un videojuego?
Lo suficiente como para que sea algo que querés hacer con toda la furia, algo que si lo tenés adentro tenés que vomitar.

2-¿Qué diantres es NAVE?
NAVE es un juego blanco y negro de naves donde tenés que resistir la mayor cantidad de tiempo posible, mientras hacés crecer tu nave con powerups, ganando capacidad de ataque y resistencia para poder afrontar el desafío. Pero, sobre todo, es el fruto de un equipo; cada uno de los participó puso su cuota de fantasía para que sea lo que es. El juego en sí lo hicimos con Máximo Balestrini —programador y diseñador— y para construir la máquina se sumaron Walter Cornás y Goyo Escardó —de FARSA Producciones—, más Axtor Espeluzland y Fernando Martínez Ruppel, dos artistas de los que soy fan, bajo la firma NEURORAMA. Sumados a todos los testers y amigos que lo jugaron, nos dieron feedback, nos bancaron y nos siguen bancando con la movida.

3-¿Cuál es tu primer registro consciente del germen de este juego?
El germen está en algunos de esos juegos clásicos de naves en los que agarrabas poderes, a la nave se le sumaba una nueva parte y podías disparar mejor. Cuando era chico flasheaba con la idea de que la nave creciera más y más. Muchísimos años después, cuando salió concretamente la idea de hacer el juego, eso era algo que lo tenía incorporado y que se fue desarrollando a medida que lo armábamos.

4¿Por qué un director y guionista de cine crea un videojuego —con gabinete y todo— y, en lugar de venderlo y convertirse en magnate, lo lleva de paseo por todo el país?
Fue algo que se dio con naturalidad. La máquina la hicimos exclusivamente para la muestra argentina GameOn! 2012, y después de eso no sabíamos adónde la íbamos a meter. Pero nos empezaron a invitar de distintos tipos de eventos y nos dijimos: “pongámosle el NAVE Arcade Tour así, cada lado al que nos inviten, es una fecha del tour”. Cuando el juego empezó a girar, comenzamos a verlo a través de los ojos de la gente y nos dimos cuenta de que tenía algo especial eso de que existiera sólo una máquina y que fuera el único lugar donde podés jugarlo. Por un lado, está el hecho físico de usar esa máquina hecha especialmente para ese juego. No hay mejor forma de jugar NAVE que en el arcade. Por el otro, la mística que se genera alrededor potencia la experiencia de formas que nunca nos imaginamos. Finalmente, como desarrolladores del juego, no tiene precio poder ver en vivo prácticamente todos los partidos de NAVE y aprender de cada jugador que pasa. Y a nivel personal, es básicamente una gran oportunidad para conocer nuevas personas y lugares. No descartamos que en algún momento hagamos más máquinas o versiones descargables para computadoras y consolas, pero mientras sigamos con ganas de girar, esa va a ser la forma de jugar el juego.

5-Muchos realizadores y escritores admiten que jamás repasan su obra una vez terminada. Vos, ¿volviste a jugar a NAVE?
Cada vez menos, aunque cada tanto lo agarro. Al principio competíamos bastante con Maxi y con otros amigos para probar los límites del juego, pero, con la aparición de nuevos jugadores fui dejando la zona de “alto rendimiento”. Ya hay muchos jugadores que juegan mejor que yo, que de a poco me fueron corriendo del Top Ten.

6-¿Contemplás la posibilidad de repetir la osadía con otro juego?
Tenemos ganas de hacer otros arcades, pero no creo que giremos tanto como con este. Supongo que cada juego nuevo tendrá su camino, pero no es un proyecto girar con todos. Salvo que nos empiecen a invitar de distintos lugares y no nos quede otra opción. El tiempo dirá.

Hernán Sáez, nacido en 1978 en Haedo, Buenos Aires, Argentina. Aficionado al dibujo, la música, el cine y los videojuegos. Director de cine en FARSA Producciones desde 1990 (Trilogía PLAGA ZOMBIE, Saga NUNCA ASISTAS y NUNCA MÁS ASISTAS A ESTE TIPO DE FIESTAS, Locura KAPANGA TODO TERRENO) y diseñador de videojuegos en VIDEOGAMO, Inc. desde 2010 (Bicicletas: HOY, Radical Something: ESCAPE, NAVE Arcade).