Me compré un Smart TV!

O sea, una tv inteligente parece un contrasentido, pasamos de la caja boba a la tv inteligente.

Por Diego Wainstein
https://www.facebook.com/diego.wainstein
@diegowainstein
https://www.instagram.com/diego_wainstein

¿Cómo es? La tv inteligente es muy distinta.

En el Smart tv no hay programas de la tarde, en realidad sí, pero no los típicos donde un conductor humilla a estrellas semiporno para que vendan entradas de teatro en el verano y un grupo de gente que terminó la secundaria con ayuda, y no tiene vocación, opina sin ninguna teoría ni título que lo avale de todos los temas.

No.

Los programas de chimentos son inteligentes, como la tv.
O sea un programa de chimentos en el Smart tv es así:

Un panelista dice: ¡Tengo una bomba!

Otro: ¿Un explosivo que puede detonar este edificio?

Panelista: No. Una bomba, algo que me contaron.

Panelista 8: Ah, vos decís un chimento, dale, contalo.

Conductor (que es sólo un poquito más inteligente que el resto): No, no se habla de personas que no están.

Panelista: Ah, tenés razón, ¿y entonces?

Conductor: Bueno, esto es una tv inteligente, así que necesito que las personas de las que vamos a hablar estén presentes, porque es de mala educación hablar de ellas.

Panelista: Okey, llamen a Mónica Farro, el dealer, el burro que trajeron del interior porque tiene un pene atractivo, los dos enanos que se sumaron, y cuento todo, si ellos opinan que va a enriquecernos como personas.

Conductor: Me parece bien.

En el Smart tv muchos creen que el programa de Tineli no está porque es para gente que no es inteligente, pero la tv es inteligente, no le importa si vos la mirás y sos medio pelotudo, así que como es inteligente, Tinelli hace su programa de manera inteligente. No se mete mas alfajores en la boca hasta que explote, porque explica que te podés ahogar y morir.
Tampoco trae a modelitos y vedettes, casi en pelotas, para hacer que bailan.
Porque eso ya no tiene gracia en el Smart tv.

Trae a bailarinas de verdad, que se visten con mallas de baile y charlan frente al jurado sobre “cómo el avance de la cultura de la imagen hizo que la danza moderna haya tenido que volver a sus fuentes para poder sorprenderse a sí misma y reinventarse en la búsqueda de los cuerpos y el movimiento”.
A lo que el jurado, al estar en un Smart tv, dice que…
Dice que…
Bueno, nada.
Se quedan callados durante todo el programa, porque eso es lo más inteligente que pueden hacer.

Y como ya no es inteligente repetir todo lo que pasa en el programa de Tinelli, porque copiar o usar el contenido generado en otro programa de tv es bastante estúpido, los demás canales empiezan a producir otros éxitos para la tv inteligente.

Como por ejemplo, un programa que transcurre con todo el cuadro negro, como si la tv estuviera apagada, y la gente que para eso compró una tv inteligente disfruta verla así, charlando de cosas como si el poder transgresor de la imagen radica en el efecto o la simpleza y si la cámara lenta nos hace sentir que el tiempo pasa mas rápido, o por el contrario, si es así porque el hombre nuclear, la mujer biónica y otros tantos superhéroes corrían en cámara lenta para demostrar el paso del tiempo en nuestras vidas miserables, como si para ellos fuera solo un instante

Y entonces los programas de cocina inteligentes, empiezan a cocinar de verdad y no tienen las tortas o las pastas o lo que sea que cocinan ya hecho, sino que empiezan a cocinar de manera inteligente en vivo, y se dan cuenta de que nadie tiene en la casa los ingredientes que ellos piden, y ellos menos, porque nadie tiene comino y tomillo en un estudio de tv.

Y salen a comprar, y el programa transcurre mientras el cocinero de turno hace la fila del chino y trata de explicarle qué es el comino, el chino no entiende un tomillo ni un comino, tampoco.

Y entonces el cocinero hierve un huevo y lo mezcla con un poco de arroz que le quedó calentado al microondas que es lo más inteligente que podés hacer, si estás en casa y no tenés quién te lave, ni un asistente de producción que te traiga todo cortadito.

Pero como la tv es más y más inteligente.

Los programas de concursos empiezan a ser sobre cosas que realmente le interesan a la gente, y en vez de hacerlo por autos cero kilómetro, la gente compite por saber realmente cosas.

Los pibes empiezan a estudiar para ir a los ocho escalones, pero ya no se llaman así, porque como la tv es inteligente lo que gana es la sinceridad, el nombre del programa es “Venga a triunfar, aunque sea un hombre gris y mediocre, porque sabe mucho sobre fútbol de los 80”.

Y los Pais brasileros tienen que cambiar en el Smart tv, no pueden hablar más en falso portugués porque es un idioma que da risa, y no es inteligente hacer escenas dramáticas donde la gente vive trágicamente con un idioma tan gracioso como el falso portugués, en vez de decir vocé sufre muito, empiezan a decir: “si tu vida es miserable, no mires hacia arriba pensando que un ser superior te va a ayudar, mirá a los costados y buscá un amigo, una mina o un pibe, y tratá de conectar con la realidad, nosotros somos unos ladris, pero si querés traernos guita todo bien, la vamos a usar para aprender portugués en serio, y también para comprarnos barcos y darnos la gran vida, pero no podemos hacer nada por vos, si querés rezar, rezá, pero de verdad eso solo no ayuda”, manejalo, y si no te gusta, para qué carajo te compraste un Smart tv.

¡Hasta la próxima!