Proyectos quijotescos – Mapas apócrifos

Mapas apócrifos
Ignacio Masllorens
ignaciomasllorens.com

1-¿Qué clase de mente desviada dibuja mapas apócrifos?
¡No sé! Debo ser un cartógrafo frustrado…

2-¿Cómo surgió esa obsesión? ¿Ya con el primer mapa supiste que ibas a reincidir en esa demencia?
De muy chico me pasaba horas mirando las páginas de un atlas, los mapas que venían con las revistas National Geographic y todos los de la gigantesca enciclopedia Collier que había en casa. Es decir, antes de inventarlos fui un ávido lector de mapas. Creo que arranqué interviniendo los existentes y recién en el secundario comencé a crear los apócrifos; quizás porque me hacían recordar a esos mapas de la infancia.

3-¿Qué tiene que pasar para que te sientes a dibujar un mapa?
Tengo que estar muy aburrido o muy nervioso. Es increíble lo mucho que me tranquiliza dibujar un mapa durante un rato. Ahí es cuando entiendo a los artistas que se pasan horas pintando en su taller.

4-¿Tu excentricidad se limita al contorno de los mapas o vas más allá: capitales, ciudades, ríos, banderas?
Es una excentricidad total que incluye todas esas cosas y más. Tengo varias ciudades (¡separadas por barrios!) y he llegado a hacer mapas físicos o que muestran zonas climáticas imaginarias. Pero los mapas políticos son los que más me divierte inventar, con todos esos colores arbitrarios que deciden que –por ejemplo– México sea verde y Australia, rosa. Además, ningún mapa está completo si no tiene fronteras, porque lo que realmente me obsesiona es como las líneas imaginarias tienen la misma importancia plástica que los contornos reales. En el papel son iguales y en la realidad, casi no existen. Es como ese ‘goce inagotable’ del que habla Serge Daney en Perseverancia: “Me encantaba que una parte del mapa tuviera un estatus ambiguo: ¿el Sarre era independiente? Me hubiera gustado que lo fuera, porque un país más es algo más. Entonces me encargaba de separar Dobrudja de Rumania, del color de Rumania, y de guardar para mí solo la ficción de un país más, cuya capital sería Constanza.”

5-¿Cuál es la expectativa más secreta con respecto a tu producción cartográfica?
¿Alguna vez los expusiste o formaron parte de algún proyecto?
Sueño con pasar del papel a la tela. Que algún día sean pinturas.
La única que vez los expuse fue en Uruguay, y gracias a Dani Umpi, que era el curador. Era una muestra colectiva en el Cabildo de Montevideo llamada TICS, que mostraba obras o bocetos realizados por los artistas en soportes más espontáneos e informales como: servilletas, hojas de agendas, cuentas de gas o lo que hubiera a mano.

Ignacio Masllorens es director de cine. Dirigió los films “Hábitat”, “Martín Blaszko III”, “Pablo Dacal y el misterio del lago Rosario”, “El humor (Pequeña Enciclopedia Ilustrada)” (con Mariano Llinás) y videoclips para Rosal, Pablo Dacal y Francisco Bochatón, entre otros.