Los blancos

Por Mariano Goscilo
https://www.facebook.com/TodosTienenUnPlan/

-Mozo, un proyecto por favor.
-¿Sólo o acompañado?
-Eh… póngale tres gotas de misterio.
Para organizar un casamiento o para escribir un libro, para encontrar el santo Grial o para hacer un choripán, el misterio es un condimento necesario. Un poco en su acepción ay-qué-va-a-pasar-que-no-pongan-una-propaganda-justo-ahora-estos-turros-de-Telefé y otro tanto en un sentido más cercano a la mística, a crear un halo que aleje eso que se quiere armar de la rutina que empareja para abajo.
Pero Tony no lo entendía así. Cualquier anécdota le disparaba una ametralladora de preguntas. Y, la verdad, hay más elementos para creer que lo hacía de puro hinchapelotas que porque laburara para la SIDE.
Tony murió a los 21 años. Se fileteó las bolas de una manera tan brutal que un caníbal gourmet habría acabado de sólo ver la escena. Tomó la decisión luego de preguntarle a su madre cómo habían comprado el departamento. Antes de hacerse los huevos revueltos, entendió que si preguntás más de la cuenta, podés enterarte más de lo que conviene. Supo que hay que dejar algunos espacios en blanco porque, a veces, el misterio eclipsa a la miseria.