La ruta de la fugazzeta

“Crónicas escritas con mucha hambre de gloria. Y también con mucha hambre, a secas”.

Así arrancaba cada una de las aventuras gastronómicas de estos dos eximios expertos en materia grasa y lácteos en estado sólido o semisólido.

Lucila y Sebastián, además de compartir casa, pasión por los chistes y las chanzas, comparten la pasión por la pizza, sobre todo por la fugazzeta.

Comieron y escribieron: El proyecto reunió 15 crónicas donde analizaban finamente las mejores y más emblemáticas pizzerías de Buenos Aires.

Al momento están alojadas en su blog, pero han barajado la posibilidad de juntar todas las crónicas y las fotos, ponerlas dentro de una bolsa y mandarlas al espacio exterior en una cápsula del tiempo para que navegando las profundidades del universo y vía láctea, llegue a otros mundos. Que con suerte, si allá cuentan con Gagooliers Translate (el Google de ese mundo, qué sé yo), van a poder decodificar nuestro tan rico castellano, y así saborear una buena pizza a través de nuestras exquisitísimas palabras.

Pero como era mucho bardo, entonces se conformaron con la web y nos rogaron que le hagamos un espacio acá, en la BF #5. Que no es otra cosa que un proyecto de ellos mismos, y yo soy Sebastián hablando en tercera persona.

Qué triste todo.