La ruta de la Fugazzeta #9 | El Cuartito

Crónicas escritas con mucha hambre de gloria. Y también con mucha hambre, a secas.
Culp & Yañez
2014-2015

Nos pusimos una meta: Recorrer todas las pizzerías de Buenos Aires en busca de la mejor fugazzeta rellena al molde… Y ya que estamos también de la mejor mozzarella, y bueno, tampoco podemos dejar afuera a la fainá, pobrecita, ahí sola.

HOY: El Cuartito
Talcahuano 937

Viernes a la noche
Fuimos en patota.
Fue la primera “Ruta de la Fugazzeta” a la que fuimos con amigos: 3 parejas y la hija de una de ellas.
Algarabía y bulla. Griterío y hablar todos a la vez, entrecruzados, sin escucharnos. ¡Pero qué lindo! Qué lindo es ir a comer con amigos, ¿no? No es que en pareja la pasemos mal, no, no, no. Por favor.
En un momento, entre cerveza, moscato y anécdotas que no llevaban a nada, divisamos a lo lejos nada menos que a Ari Paluch. ¡Ari Paluch!
Nada, eso.
Ok, no es muy importante, pero lo teníamos que decir para justificar las fotos de ‘paparazzi’ que gatillamos en un esfuerzo de producción.
Bueno, a lo nuestro.

Pedido
1 Grande de mozzarella
1 Grande de Fugazzeta
Fainá (varias)
Cervezas (Varias)
1 Gaseosa para la infanta
1 Moscato

Ubicación
En el salón. Medio al dofón.

Servicio
Bueno, el mozo tenía una doble vida, de día era ‘Capocómico’, pero el hacer chistes no impedía que se desempeñara con habilidad.
El lugar es lindo, pintoresco. Las paredes parecen una galería del recuerdo y la nostalgia. Imposible no detenerse un instante y empezar a enumerar la cantidad de celebridades que depositaron allí sus nalgas y pusieron su paladar al servicio del maestro pizzero. Como así también de artistas universales que posan estáticos en posters emblemáticos.
Cubiertos de extrema calidad. Esos de mango de ¿roble?, esos que a los ‘Tramontina’ los dejan a leguas de distancia.
Anotación al margen: Si somos ‘suspicaces’, al mirar los cubiertos de cualquier restaurante podremos deducir que tan abultada será la cuenta.

Calidad
Pizza media masa.
La fugazzeta está piola, rico queso, chorreante y sabroso. Pese a su condición de ‘media masa’ es pesada. La cebolla no está cocida, pero no es fuerte. Seguramente está ‘asustada’ o pasada por agua para justamente hacerla más ‘amigable’. Si bien este proceso no la hace invasiva, la verdad verdadera es que no tiene mucho gusto. Es la otra cara de la misma moneda.
La mozzarella desilusiona. O hubo un problema o no sé qué corno, porque cada uno de los comensales notó en el primer bocado el exceso inaudito de sal. Casi al punto de ser incomible. La masa suave, amigable, linda. La salsa trancu. Muy trancu. En términos generales una mozzarella que no dice mucho. Y nos resulta imposible hacer la vista gorda con el tema de lo salado. Una verdadera lástima.

Precio
Alto: tal como conjeturamos al ver los cubiertos, los precios son elevados, pero al ser tantos se solventó muy amigablemente. ¡Vamos lo´ pibes!
60 pesos más o menos per cápita.

Puntaje (Sobre 8)
5 porciones

Conclusión:
La hija de la pareja amiga dijo una sola cosa: “Quiero la pizza esponjosa de la otra vez”. La niña de paladar entendido se refería a la pizza de “Pin Pun”.
¡Los chicos siempre dicen la verdad!

ari-paluch-editada
el-cuartito-10-editada
el-cuartito-16-editada
el-cuartito-18-editada
el-cuartito-21-editada
el-cuartito-23-editada
el-cuartito-27-editada
el-cuartito-30-editada
el-cuartito-39-editada
[/su_slider]