Cuadernillo de viaje

 

Este libro en forma de cuaderno baja desde el paraíso de los libros, o bueno, emerge de un cajón con doble llave de Lucila Yañez, como una invitación a un viaje. Porque la autora —y viajera—, tiene la costumbre (u obsesión) de hacer un registro escrito minucioso y desopilante de cada nueva travesía que emprende. Abordado siempre desde la mirada algo neurótica, el espíritu de aventura, las ganas de conocer; pueblos, animales exóticos y actitudes humanas; amaestrar tábanos; y aprender que no se debe ir a las salinas sin agua, ni comida.
Porque todo sea por la experiencia, la anécdota, el chiste.
Este cuadernillo recopila tres viajes de Lucila, sus amigos, y su mundo interior que —no importa cuán lejos viaje— siempre va con ella.

Dicho por ella misma: 

“Cada vez que me alejo de Buenos Aires llevo conmigo un cuaderno y una lapicera con la que tomo registro absurdo de lo que acontece día tras día.
Durante mis años mozos, disfruté y compartí mucho tiempo valioso con mis amigas.
Con Romi nos presentó un amigo en común y fue amor a primera vista.
A Guada me la presentó Romi, y desde entonces no pudimos parar de reírnos.
Meli y Vero fueron parte de la indemnización que me dejó un trabajo de fines de semana y feriados. Las tres cuidábamos cuadros —disfrazadas de parapolicías culturales— y hablábamos compulsivamente durante las horas de patrullaje a pie dentro del museo.
Creo oportuno presentarlas dado que, en apenas un par de hojas, serán testigos privilegiados de tres andanzas altamente sexuales, peligrosas y fuera de la ley.
Bueno, bueno, puede que exagere.
Hasta el momento, este material confidencial sólo había sido compartido entre unos pocos. Sí, unos pocos que me conocen, y aun así me quieren. Ahora bien, he decidido que este libro que recopila parte de mis memorias vacacionales sea leído por todo aquel que lo desee.
A riesgo de aburrir al lector, debo aclarar que todo esto se trata de un berretín meramente personal.
No tengo hijos, no planté un árbol, no doné un órgano, al menos quiero darme el lujo de tachar el ítem que corresponde a la zoncera de escribir un libro”.

 Lucila Yañez 

cuadernillo-de-viaje-foto-tapa-sola

 

Si quiere poseer este gran libro entre sus objetos más preciados, escriba a bigotefalso@hotmail.com.ar

Sino, y también vale, puede leerlo acá GRATIS y desde cualquier parte del mundo. Excepto en los territorios de Groenlandia y Costa de Marfil.  

 

Álbum confeccionado por la autora donde retrata uno de los viajes en cuestión.
Norte – Verano 2007: