Archivos clasificados: Hemingway en el Río de la Plata

Por Julián Marini

Pocos, realmente muy pocos —casi nadie— saben que Ernesto Hemingway pasó unas vacaciones en la Argentina. Menos aun, son los que conocen sobre el romance de Ernesto y las hermanas, Mimí y Norma Pons. Muchos más son los que ignoran que, quizás, la más famosa obra literaria de Hemingway lleve por nombre “Adiós a las Normas” como cariñosa dedicatoria a las Pons.
Todos son conscientes de la cualidad de “viejo borracho” que pesa sobre la figura de Hemingway. Él mismo se asume, sin ningún prurito, como tal —viejo borracho— y reconoce, demostrando la humildad de los genios, haber creído que las hermanas Pons tan solo eran una, Norma, a la que veía doble. De ahí que el titulo es “Adiós a las Normas” y no “Adiós a las Pons” o “Adiós a Norma y a Mimí”.
Precisamente en un pasaje de “Adiós a las Normas”, Ernesto Hemingway, sentencia: “…los norteamericanos, no saben hacer asados, por el contrario, estos amables sudamericanos, los argentinos, sí”. Luego, continúa con un par de líneas realmente reveladoras: “…en Tapalqué, un hombre produjo en mí un orgasmo. Se llamaba Lito, era petiso, era asador, era más bien chistoso; sus mollejas y chinchulines me generaron un placer gástrico que lindó con el más elevado de los clímax sexuales”.