Análisis de una publicidad

La publicidad miente. Eso lo sabemos todos. Es algo que se aprende en la escuela. Como las tablas o el análisis sintáctico. ¿Qué, a vos no te lo enseñaron? Pobres diablos.

Bueno, despertate. Es así. Te lo digo yo.
En esta ocasión vamos a interpretar lo que esta marca le está comunicando a sus potenciales consumidores.

Verdaderas mujeres:

Al parecer, para esta marca, hay campañas que no muestran a mujeres auténticas. Sino estereotipos, mujeres prefabricadas, de plástico o supermodelos inalcanzables.
Pero acá no.
Ellos te dicen que estas mujeres son posta.
Que acá está la papota.
Por el simple hecho de que no son conocidas pasan a ser automáticamente “verdaderas”.
Porque podés ser vos, la pendeja que ves en el chino, tu tía Amalia, la milf del 4to o la novia de tu viejo.

Ajá… ok.

Repasemos fase por fase.

+20
La joven del hoy estudia y sólo estudia
Esta marca dice que a los 20 tenés que estudiar. Tenés que vestirte “mona” para ir a la Uade o a la de Palermo. Bueno, si vas a la Uba, también te aceptamos, porque lo que importa es convertirte en profesional, obvio, pero tratá de que sea en las otras dos casas de estudio. Podés coquetear con chicos, ir a bailar y salir con tus mejores amigas de todo el mundo, pero no pierdas el objetivo. Es-tu-diar.

+30
La treintañera de hoy trabaja
Para esta marca (y para la sociedad de los días que corren) a los 30 hay que dejar todo por un trabajo. Ni la maternidad, ni los amigos, ni la pareja, nada. Vos tenés qué desarrollarte como profesional. Es la que va, lo que importa, para lo que viniste a este mundo.
Trabajá, trabajá, trabajá.
Agencias, oficinas, productoras, lo importante es dejar la vida. Ser proactiva, llevar ensaladas en un tupper y sobre todo comer en el escritorio, mientras le metés al Excel.
Bueno, también podés viajar. Ir a Europa sale mucho, o también Tailandia, Malasia y demás países exóticos de Asia. Tener novio es opcional.

+40
¿Los 40 son los nuevos 30?
Puede ser.
Ahora sí, tu misión en la tierra es ser madre. No importa si no dan los números: tenés que tener un/a pibe/a de unos 8 a 10 años. Robalo de la calle si es necesario.
Pedite licencia interrumpida sin goce de sueldo y dedicate a tu familia. Bueno, está bien, podés trabajar un poco, un par de horas o freelance. Pero poné toda la libido en la familia, la casa con jardín, un labrador y los pibes, y en menor medida en tu marido.
ALERTA DE MENSAJE CONTRADICTORIO: Si tenés un pibe de 8 o 10 años, no dan los números con respecto a la fase anterior. Pero ese es juntamente el hiato y la posterior contradicción del mensaje que trasmite esta marca.

+50
Madura bien
Divorciada. Pero bien, se separaron en re buenos términos, porque sos una mujer madura. Volvés a ser “libre”. Tus hijos ya se las arreglan solos, hacen la suya, estudian, salen a bares, se van de vacaciones con amigos, tienen noviecitos, y si tenés mucha suerte, en una de esas, ya se mandaron a mudar. Ah, y trabajá, obvio, eso es algo que ya no se pierde. Como andar en bicicleta.
Usá vestidos largos y frescos, y comé ensaladas para mantener la línea. Salí mucho con amigas, hagan viajes juntas a Mar de las Pampas. Si te sentís muy sola adoptá un gato. Pero ojo, un gato, a lo sumo dos, porque más de esa cifra corre como colifa.

+60
Neo-jubilada
No está mal un “refresco” de cara y un corte radical de cabellera, encontrate con vos misma. Y con los noviecitos de la adolescencia. Sí, el Facebook es tu mejor aliado. Pero también podés chatear con ese amigo de tu amiga que conociste en el curso de chino mandarín. Los hijos ya están con sus cosas y no te dan ni pelota. Es más, uno de ellos se fue a vivir a Costa Rica o las Islas Canarias. Pero tranqui, podés chatear o hablar por Skype, si ya sos casi una hacker de la computación. Sabemos que estás esperando con los colmillos afilados la llegada de un nieto. Pero no, aguantá que tus hijos están en la fase de +30. Faltan por lo menos 10 añitos.

publi